¿Quieres aprobar tus trabajos universitarios? NUNCA uses estos argumentos

Al elaborar tu trabajo final de grado, máster o doctorado debes tener en cuenta que la subjetividad o falta de enfoque puede desacreditar tu profesionalidad.

Por eso es muy importante que te preocupes por documentar tus argumentos con datos reales, completos y demostrables, aplicando una metodología científica a lo largo de todo el proceso con coherencia y bien sustentada.

La Universidad, sin importar tu carrera o área de conocimiento, es la formación superior basada en la adquisición y desarrollo de la metodología científica. Es por esto que todos los egresados que han culminado sus estudios deben conseguirlo y ponerlo en práctica en sus proyectos académicos mediante el desarrollo de una tesis y su correspondiente defensa para poder alcanzar el título universitario.

La metodología científica es el pilar en el que se sustenta la creación y defensa de cualquier investigación y nueva hipótesis estudiada. Se trata de que el estudiante, al igual que un científico, sea un profesional capaz de manejar datos, analizarlos, observarlos, cuestionarlos y desarrollar diferentes formas de implementarlos. En otras palabras, que se reduzca el efecto subjetivo en el desarrollo académico y profesional.

Un trabajo académico no servirá de nada si está realizado con datos no contrastados y si no se ha invertido tiempo y esfuerzo en analizar resultados.

Para evitar esto, compartimos contigo algunas decisiones que debes evitar en el planteamiento de tu tesis o trabajo académico:

Selección excluyente de pruebas

Es un mal comienzo y una práctica muy común en la mayoría de los estudios e informes que se realizan.

Consiste en hacer una selección previa solo de los datos y hechos que apoyan nuestro argumento y que sirven como justificación para la defensa de nuestra idea. Por tanto, los datos que la cuestionan o la desmontan, quedan excluidos.

Suelen ser comunes en estudios que recogen datos temporales, por años o periodos de tiempo.

Realmente lo que se consigue es crear una afirmación con escasa información y recoger datos de forma subjetiva y excluyente.

Relación causa-efecto manipulada

Es poco común en la metodología científica, pero muy recurrente en el montaje de argumentos en entornos políticos y periodísticos. Es el típico síntoma de falta de profesionalidad y de escaso dominio de fuentes y conocimientos.

Se basa en la creación de relaciones falsas de causalidad, recurriendo a falsos mitos o a ideas polémicas con las que es fácil manipular la opinión de la sociedad.

Es muy útil ponerlo en práctica en foros y debates, evitando siempre el crear relaciones de hechos y efectos al antojo de la opinión y desde un enfoque muy subjetivo.

Desecho de evidencias

Es la tendencia a interpretar la información de manera que beneficie nuestra hipótesis.

Se basa en observaciones y afirmaciones sesgadas sin una base analítica profunda y completa. Por tanto, pueden ser fáciles de demostrar y evidenciar como hipótesis erróneas y mal planteadas.

Básicamente se trata de desechar los experimentos o datos que no favorezcan nuestro trabajo y con ello, continuar con una mala interpretación de las evidencias.

Recuerda bien estás malas prácticas y esfuérzate en el planteamiento y refuerza tus hipótesis, aplicando una metodología analítica y muy exhaustiva con los datos manejados.

Y si no sabes por dónde comenzar tu TFG, TFM o Tesis doctoral, recuerda que Gabinete de estudios te brinda la posibilidad de guiarte paso a paso en la elaboración de tu proyecto académico para que entregues un Trabajo Final con la mejor calidad y a tiempo.

Pide tu presupuesto sin compromiso y con total confidencialidad: https://gabinetedeestudios.com/presupuestos/

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies