ClickCease

¿Cómo Controlar Los Nervios Al Presentarte A Un Examen De Tu Carrera Universitaria Y Conseguir El TFG, TFM O Tesis Doctoral?

gabinete tfg o tfm
    Por causa de una vieja y mala interpretación de lo que significa un examen, todas las veces que te enfrentas con uno tiemblas de miedo, piensas que se te va a ir la vida en ello y que no lo vas a poder superar. Y cuando llega el momento de la prueba, los nervios te comen y no te dejan actuar con fluidez y tranquilidad. Puedes haber estudiado lo suficiente, pero, el subconsciente te traiciona y poco a poco se te va generando un estado de terror a veces incontrolable. Esto es muy común y suele pasarle a la mayoría de los estudiantes, sobre todo cuando estás en esos últimos años en los que te quedan muy pocos meses para adquirir el título académico.

    De pronto te percatas que tu corazón está acelerado, que las manos te sudan, hasta el apetito desaparece y, en ocasiones, dejas de dormir bien. ¿Cuál es la consecuencia de esta tensión? Que llegado el día del examen y aún habiendo estudiado con anticipación suficiente, de pronto te quedas en blanco, tu cerebro permanece como pasmado y no atinas a precisar qué conoces y qué no. A veces, ni siquiera recuerdas qué concepto tenías que saber. Tienes que conocer, que esto lo hace el cuerpo ante situaciones límite o en aquellas que nos encontramos un tanto tensos y no sabemos lo que puede pasar.

    En momentos como estos, se te presenta una disyuntiva: o controlas tus nervios o vas a perder todo el esfuerzo que hiciste los días previos al examen. La respuesta a este problema es fácil, no puedes dejar que los nervios te dominen, no puedes permitir que la ansiedad destroce todo el trabajo que has hecho. Pero no pienses en exceso que incluso la preocupación excesiva atenta contra tu preparación y disposición a enfrentar la prueba que se te avecina.

    De lo que se trata es que sepas cómo, y de qué manera puedes controlar ese indeseable estado nervioso. Superar los nervios y la ansiedad pre-examen no es tampoco tan complicado como para que no puedas llegar a tu prueba con una mayor seguridad y tranquilidad. Tan solo debes ocuparte de preparar anticipadamente, tu estado de ánimo y alcanzar la disposición final de enfrentar la prueba sin mayores signos de estrés.

    ¿Qué actividades y actitudes puedes hacer para calmar tus nervios previamente a tu examen?

    Es posible que aprendas a hacer algunas actividades que te ayuden a mantener bajo control tu estado nervioso previo a la presentación de una evaluación, sea esta crucial o no. No tienes por qué dejarte abatir por esa sensación que te abruma cuando llega una situación delicada o importante.

    Existen muchos recursos que puedes utilizar para tratar de controlar esa sensación de estrés que percibes y sientes antes de un examen. Muchas disciplinas tanto científicas como paracientíficas (como la Yoga), tienen en su haber múltiples beneficios que si las realizas te pueden conducir a alcanzar buenos resultados. Eso sí, te aconsejamos que intentes todas las prácticas que te puedan recomendar, para que determines cuál es la que más te sirve y la que te ayudará ante esos momentos de más ansiedad.

    1. Mantén la confianza en ti mismo. Todo el mundo tiene una percepción personal de las cosas y por supuesto, de los contenidos de los exámenes. Tu actitud en la antesala de una prueba no debería ser la de competir con tus compañeros a ver quién dice “lo que hay que expresar” o da alguna pista de lo que puede ocurrir. Lo mejor que puedes hacer es “intercambiar opiniones y puntos de vista”, sin más. No agregues estrés extra del que te reporta la prueba misma.

    2. Trata de construirte una rutina de trabajo. Tener un ritmo de actividades regulares, tareas que sigas con disciplina y constancia, manteniendo los tiempos en las que debes llevarlas a cabo y cumpliéndolas de principio a fin. Esto te ayudará a tener tu mente ordenada y controlada porque sabes que tienes una secuencia de cosas qué hacer, sabes cuáles son y cuándo realizarlas.

    3. Practica algunos ejercicios de relajación. Un consejo útil para muchas ocasiones de tu vida (no solo para enfrentarte a un examen) es hacer ejercicios que te ayuden a alcanzar una sensación de sosiego y relax. A medida que vas estudiando, puedes hacer movimientos de respiración de los que se practican en Yoga, de respiración profunda y tal vez, algunos psicofísicos que te ayuden a centrarte. Existen varias disciplinas que puedes probar para conocer cuál es la que más consigue el objetivo que buscamos.

    4. Júntate con compañeros que tengan buena vibra y con los que puedas compartir las horas de estudio. Durante la preparación de tu examen lo más deseable es que te reúnas a estudiar con gente disciplinada y sistemática (y si piensas que son mejores estudiantes que tú, es un punto a favor) con la que puedas tener un respetuoso y constructivo intercambio de pareceres respecto de la materia en cuestión.

    5. Trata de mantener todo controlado con suficiente tiempo. ¿Qué quiere decir esto? Nada del otro mundo, solo que tengas todo dispuesto perfectamente antes de dirigirte a tu instituto a rendir la prueba. Organiza tus materiales, reúne lo que vas a necesitar y tenlo a la mano. Si actúas de este modo podrás resolver sin complicaciones cualquier imprevisto que se te presente.

    6. Trata de mantener una actitud positiva antes y después de la hora clave. Sabes bien que ya has trabajado lo necesario y tal vez, lo suficiente. Si durante el período de estudio has resuelto los dilemas e inseguridades que te han ido surgiendo, si tienes en tus manos toda la información que ibas a necesitar, entonces no te preocupes, has hecho lo que había que hacer. Confía en ti y en tus capacidades, confía en el trabajo que has hecho.

    7. Procura descansar muy bien antes del examen. Si acaso te empeñas en estudiar para tu examen hasta el último instante, probablemente no estarás actuando de la mejor manera. No te haría nada mal que te tomaras unas buenas horas para despejarte antes del momento de la prueba. Descansa, haz otras cosas distintas a estudiar, normalmente los entendidos, aconsejan tomarse la tarde anterior del examen libre, para que los conocimientos se asienten y no acumules mala información que nos pueda despistar todos los conocimientos que hemos adquirido.

    8. Un último asunto importante. Trata de no ingerir ningún tipo de estimulante para mantenerte activo. Por ejemplo, mucha gente suele atiborrarse de cafeína (en cualquier forma de presentación: café, bebidas energéticas, etc.). Estos estimulantes te pueden generar un efecto opuesto al que deseas si has permanecido despierto toda la noche anterior estudiando. Lo mejor es que descanses bien antes de tu examen.

    Las evaluaciones y tú

    El proceso de formación al que acudes de manera voluntaria, no es otra cosa que un período de preparación para lo que será tu vida de adulto, tu vida futura, es cierto que es un asunto delicado, pero si lo asumes como un entrenamiento para la vida, tu actitud al respecto cambia diametralmente. Empiezas a ver las evaluaciones no como un castigo o reto sino como una puesta a prueba de lo que se supone has aprendido en tu proceso de formación.

    En consecuencia deja los miedos, que de la prueba no vas a ir al infierno porque hayas suspendido… ¡Pues no! Una evaluación te sirve para que veas hasta qué punto has asimilado las enseñanzas de tus profesores, dónde están y cuáles son tus insuficiencias. Recuerda que estás en un proceso de aprendizaje y no existe ninguna razón o argumento que te haga pensar que debes saber de antemano lo que llegaste para aprender.

    Cambia el enfoque de tus estudios, míralos como un training para salir a batirte (no a guerrear) con el mundo y a ganarte la vida. Tus estudios te prepararán para enfrentar la vida de manera creativa y optimista. Ve las cosas de otra manera y podrás aprovechar mejor todas las experiencias formativas de tu instituto.
    Cupon descuento comprar tfg tfm
    Lunes a Jueves de 09:00 a 20:00. Viernes de 9:00 a 18:00.
    [email protected]+34 910 052 581+34 678 371 052
    × ¿Cómo puedo ayudarte?