¿Cómo seleccionar fuentes de información para tu TFG?

  • Categoría de la entrada:blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Para poder desarrollar tu trabajo de fin de grado o trabajo de fin de master de la mejor manera posible y que sea un trabajo para aprobar y sacr una buena nota, debes comenzar el proceso haciéndote con el mayor conjunto de información que te sea posible. Ahora bien, existen dos clases básicas de fuentes informativas: las fuentes primarias y las fuentes secundarias. Cada una de estas tiene su carácter y sentido particular y deben ser manejadas de manera distinta.

En la misma dirección y en forma paralela puedes encontrar tres tipos clásicos de fuentes de información a los que puedes acceder: la información bibliográfica, la información hemerográfica y la información documental. Además de ellos, también encuentras un tipo de fuente absolutamente contemporáneo cual es la información electrónica. Con ellos en conjunto pudieras llevar a cabo perfectamente, bien tu investigación.

Para poder obtener una información que sea de provecho es necesario hacer una revisión lo más exhaustiva que puedas de todo el material disponible y que tengas a tu alcance. ¿Y esto por que razón? La respuesta a esta pregunta es muy sencilla y en palabras llanas puedes decir: “no es oro todo lo que reluce” y menos en esta época en la que la información tiene un carácter utilitario excesivamente dominante y no reconocible fácilmente.

Este fenómeno es perfectamente observable en la red de redes, en Internet. La cantidad de información que habitualmente te reporta un motor de búsqueda cualquiera, es impresionante y no necesariamente te es de utilidad para desarrollar una investigación que quieres que sea seria, confiable y veraz. En la red puedes encontrar tanto información completamente desechable como información sostenida en procedimientos, datos respaldados y fuentes serias.

A partir de esta aseveración fácilmente demostrable, te corresponde dotarte de una buena dosis de paciencia y curiosidad para dedicarte a realizar una revisión cuidadosa de todo el material que has encontrado en la red para así poder discriminar cuál es la información que te será de utilidad y diferenciarla de aquella que puedes descartar sin que te pese absolutamente nada.

La identificación y selección del material informativo

En principio es necesario que hagas una selección primaria de la información. El criterio ineludible es que el material que recojas, haga referencia al tema que has escogido para llevar a cabo tu investigación; es decir, la vinculación inicial es la relación temática. Exponer esto parece tonto pero en realidad no lo es. No siempre un título remite de manera directa a la información que requieres, esto te obliga a revisar de manera rápida el material obtenido.

Un requisito ineludible que debes seguir a rajatabla es que todo material que utilices contenga los datos editoriales que responden a las técnicas de la investigación documental: desde el autor (o los autores), pasando por la editorial, hasta el número total de sus páginas. Esto hará posible que puedas cumplir con las normas al uso a la hora de citar las fuentes que has consultado en tu trabajo. Verificar estas normas da a tu investigación seriedad y confiabilidad.

En Internet debes procurar hacer uso de todo el material bibliográfico que puedas encontrar, igualmente del material hemerográfico (revistas, boletines, anuarios, etc.), audiovisual (dependiendo del objeto de tu investigación) y digital (o electrónico: páginas web, blogs, foros de discusión, etc.). En el caso de que esos materiales no estén presentados de manera completa, será muy útil que tomes la dirección web y la fecha cuando la tomaste.

En paralelo, puedes encontrar una suerte de buscadores especializados como son los buscadores académicos (Google Academics es uno de estos) que te traerán informaciones que han sido cotejadas como información confiables y debidamente producida. En ellos encontrarás fuentes que han logrado superar los términos de evaluación establecidos por los administradores de esos buscadores. Puedes confiar en este tipo de buscadores especializados.

Valores de los buscadores especializados

Estos recursos por lo general suelen ser confiables desde que estos buscadores disponen de filtros de selección de los materiales que arroja a cada búsqueda que realices. Con su mediación puedes encontrar la información organizada tanto por temas específicos como por autores y títulos particulares. 

Y dependiendo de tu tema de investigación podrás encontrar documentos audiovisuales de diferentes tipos: películas, entrevistas, foros, conferencias, etc., etc. Además de esto, disponen de un acervo informativo que ha sido expuesto directamente por sus autores; informaciones que han sido registradas en formato electrónico que al día de hoy, es un recurso de enorme utilidad en todo el mundo.

Por otro lado, la información en formato electrónico es una clase de documento que constantemente se está actualizando dadas las enormes facilidades que ofrece la comunicación en los días que corren. Además lo hace de manera mucho más fácil e inmediata que las publicaciones en papel bien sean bibliográficas o hemerográficas. De manera tal que se ha ido convirtiendo poco a poco en fuente de información muy consultada.

Las fuentes primarias y las fuentes secundarias

Estos son los dos tipos clásicos en los que se puede organizar la información según su clase: fuentes primarias y fuentes secundarias. Las fuentes primarias están constituidas básicamente por documentos y diversos tipos de manuscritos aunque también pueden incluir anuarios, memorias, libros o revistas originales de un autor, etc. Pueden ser consideradas las fuentes más apropiadas para ciertos tipos de investigación como la histórica o la económica.

Por su lado, las fuentes secundarias están conformadas por informaciones que han sido producidas a partir del trabajo realizado con o sobre las fuentes primarias. Por lo general son trabajos de evaluación, interpretación, de síntesis, trabajos comparativos o de contraste. Entre este tipo de fuentes puedes encontrar a las enciclopedias, los estudios acerca de la obra de algún autor, críticas de arte o literatura.

La diferencia entre una y otra reside en que con las fuentes primarias estarías haciendo un trabajo de investigación directo mientras que con las secundarias lo haces de modo indirecto y sujeto o acordado a la interpretación de otros autores. No se puede decir que un tipo de fuente sea mejor que el otro. Su uso depende del estudio que tengas en mente realizar.

¿Cómo seleccionar fuentes de información para tu TFG?

Deja una respuesta