Cómo valorar si mi enfoque del TFG es correcto

  • Categoría de la entrada:blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

En un trabajo cualquiera de investigación, todos y cada uno de sus componentes es tremendamente importante para que sus resultados sean confiables. Desde la concepción del tema-problema de investigación hasta sus conclusiones finales. Esa disciplina que conoces como Metodología de la Investigación te advierte de la necesidad de cuidar cada uno de los pasos de tu investigación.

Dentro de todo el proceso y si todo está correctamente formulado, te vas a encontrar con un punto que resulta trascendental para alcanzar un buen desenvolvimiento en tu trabajo, este punto en cuestión es el enfoque (approach dicho en inglés). El enfoque representa el modo cómo te acercas a la investigación. Otra manera de nombrar el enfoque, es la perspectiva teórica y metodológica de la investigación, punto de vista desde el que miras tu objeto.

La primera parte de esta posición el aspecto teórico, te orienta o condiciona la segunda, el aspecto metodológico de tu trabajo. De acuerdo al modo como te acerques al estudio así habrá de ser el modo cómo lo estudies. En función de esto, tienes dos enfoques metodológicos:

  • El enfoque cualitativo.
  • El enfoque cuantitativo.

La diferencia básica entre ambos enfoques está referida a la manera cómo piensas obtener tus datos y al modo cómo los vas a procesar.

Enfoque cualitativo, enfoque cuantitativo

Durante largo tiempo los investigadores trabajaron de manera independiente y separada con uno u otro enfoque según fuesen sus intereses o propósitos. Sin embargo al día de hoy, todos los estudiosos concuerdan que ambas maneras de obtener y procesar los datos no solo no son excluyentes sino que, por el contrario, resultan complementarias ante la necesidad de obtener buenos resultados.

Si tienes un objeto de estudio por el que te interese medir tasas de fluctuación en su desarrollo, variaciones en su comportamiento en diversos momentos, niveles de crecimiento o decrecimiento a lo largo de un lapso, podrás entender fácilmente que lo que te interesa destacar son elementos de carácter fundamentalmente cuantitativo y en consecuencia, deberás emplear un enfoque obviamente cuantitativo.

Si en contraste te interesa describir fenómenos a lo largo de un período o, interpretar motivaciones o razones en la actuación del universo de tu objeto de estudio, o si te interesa entender y explicar las razones del comportamiento de tu objeto de estudio, entonces sería preferible que emprendieras tu estudio valiéndote de un enfoque de carácter cualitativo. 

¿Cómo elegir el enfoque “adecuado”?

Ambos enfoques comparten elementos y procedimientos que les son comunes y válidos, pero se diferencian principalmente en sus propósitos e intereses. Es probable que termines descubriendo la necesidad de emplear uno u otro enfoque en algún momento de tu investigación, independientemente de que te inclines hacia uno u otro tipo de resultados. Entonces te tocará elegir y decidir el segmento de tu estudio donde aplicarlos.

El criterio esencial para que descubras si el enfoque elegido es el correcto está en la identificación de los fines o propósitos que realmente motivan e impulsan tu investigación. 

Cómo valorar si mi enfoque del TFG es correcto

Deja una respuesta