El método Pomodoro, pros y contras para tu productividad

  • Categoría de la entrada:blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Se supone y afirma que el método o técnica Pomodoro (tomate en italiano) es un procedimiento que ayuda a incrementar la productividad de las personas. Funciona a través de una administración de los tiempos de trabajo en asociación con los tiempos de descanso. Se le denomina como lapsos cortos de trabajo y descanso.

La proposición de su autor se basa en una observación relativamente simple. Él afirmaba que era más fácil comerse un tomate cortado en trozos que tratar de comérselo entero. Por asociación, suponía que realizar tu faena con este ritmo te ayudaba a mantener tu disposición, ánimo y agilidad para realizarla. Se supone que en 15 minutos puedes concluir una actividad productiva específica.

Estructurura:

El método Pomodoro está estructurado en dos fases sumamente sencillas:

  1.  Debes llevar a cabo tus labores a lo largo de un período que promedia 30 minutos. De esos 30 minutos, primeros 25 los dedicas a trabajar y los 5 minutos que restan del ciclo los empleas en descansar.
  2. Debes realizar un descanso de 15 minutos por cada ciclo mayor de cuatro Pomodoros

Durante el ciclo de trabajo, debes concentrarte esos 25 minutos en usar todas tus capacidades y energías en realizar tus labores sin dejarte distraer por ningún factor ajeno. Al terminarlo, tomas tu descanso de 5 minutos antes de retornar y empezar el nuevo ciclo. Y así hasta que cumplas el ciclo mayor de tres o cuatro Pomodoros y puedas descansar durante 15 minutos seguidos.

La intención de este procedimiento es que puedas concentrar intensamente tus energías durante el período señalado, en la labor que estás llevando a cabo. Se afirma que con este ritmo de trabajo agilizas u optimizas tu capacidad productiva.

Beneficios y perjuicios de este procedimiento

En este mundo no existe ni una sola cosa que sea perfecta, que funcione a pedir de boca, todo tiene sus pros y sus contras, sus ventajas y sus desventajas. El método Pomodoro no es ajeno a esta “ley”. En muchas ocasiones la efectividad de un método depende del método mismo, de sus cualidades y potencialidades. En otras, depende del tipo de trabajo que se esté haciendo, de la persona que lo haga, de las circunstancias y condiciones en las que se lleva a cabo.

Beneficios que te brinda el método Pomodoro

En pocas palabras, el método Pomodoro consiste en la posibilidad (o habilidad) de gestionar el tiempo de trabajo organizando el cumplimiento de las tareas divididas en fases o etapas. Este modo de administrar el tiempo está asociado con la vieja y probada división del trabajo. Y se pretende que conjugando apropiadamente ambos factores, se mejora ostensiblemente la eficiencia de cada trabajador.

Se parte de la idea de que cuando pasas demasiado tiempo haciendo la misma tarea, en algún momento empiezas a distraerte. Por ejemplo, comienza a afectarte la posición que adoptas para realizar la tarea, te sientes pesado, cansado y tienes la sensación de que el trabajo no acabará nunca. La propuesta Pomodoro al fraccionar los tiempos de trabajo reduce estos efectos: trabajas, descansas, te recuperas y reinicias el trabajo con energía renovada.

  • Al trabajar (o en tu caso, estudiar) por períodos cortos, no pierdes el tiempo ni estás pensando en diferir la terminación de una tarea determinada. El grado de tu concentración termina siendo mucho mayor y eres más constante.
  • Hace posible que discrimines y precises cuánto tiempo necesitas realmente para terminar esa tarea y que descubras la necesidad y el modo de sacarle el mayor provecho a ese tiempo.
  • La proximidad del momento del descanso hace que te esmeres en terminar la labor en la que estás empeñado.

La infaltables desventajas

Todo el mundo sabe que ninguna cosa es definitiva ni opera del mismo modo siempre. El procedimiento Pomodoro (como todo) funcionará bien o no dependiendo de múltiples factores.

  • Existen actividades sencillas que podrás ordenar con facilidad en la proporción de tiempos (25:5) que sugiere el método. Otras actividades según sean de mayor complejidad, no podrás fraccionarlas de esa misma manera.
  • En algunas ocasiones cuando el momento del descanso se acerca, es posible que aflojes el ritmo de trabajo, sobre todo cuando la tarea que realizas es ardua y te demanda mucho esfuerzo.
  • No siempre, tras el descanso de los cinco minutos, podrás retornar con energías y motivación a retomar el trabajo. Tal vez por el contrario, el descanso obligatorio rompió con la concentración que habías alcanzado en la etapa que termina. Todo depende de ti, de tus circunstancias y de tu estado o condición anímica.
  • Si eres una persona cuyo oficio es estudiar, es posible que puedas administrar eficientemente tu tiempo con este método. Pero si trabajas en un negocio en el que tienes que atender público, frenar las distracciones naturales del entorno, resulta mucho más difícil.

 

En resumidas cuentas, la técnica o método Pomodoro de administración del tiempo de trabajo está sujeto a la influencia de muchas variables para su buen funcionamiento. Sin embargo, no desprecies el interés de tratar de sacar el mayor provecho a tu faena si la organizas por tareas a cumplir en un período específico.

El método Pomodoro, pros y contras para tu productividad

Deja una respuesta