Notas básicas para incluir en los anexos de tu TFG

    Todos los trabajos tienen una serie de apartados a los que tenemos que ir dando forma según los vamos realizando. Hoy queremos hablar sobre los anexos del TFG, ya que son igual de importantes que el contenido restante. Es decir, son todos aquellos datos que obtenemos durante la realización de cada trabajo para apoyar la redacción. No tienen una forma única, pueden estar constituidos por texto, imágenes, cuadros o tablas estadísticas, gráficos, etc., Por lo que son todos los elementos que consideres de importancia para que tus lectores alcancen una comprensión total de lo que estás escribiendo.
     
    En los trabajos de investigación, los anexos tienen la función de redondear gráficamente las explicaciones. Son la fuente de soporte específico de la información escrita que vienes desarrollando en tu trabajo. Son una herramienta que te proporciona una gran ayuda para ilustrar tus ideas. 

    ¿Cómo empiezo a escribir mis anexos?

    Siempre es preferible que sean diseñados en una página diferente al de tu estudio y los ubiques en la parte final del documento. Deberás identificarlos en el índice del trabajo de fin de grado con el título o denominación: Anexos. Cuando a lo largo de tu estudio necesites incluir más de uno para aclarar diversas secciones o puntos, entonces tendrás que enumerarlos y así remitir al lector a uno específico.
     
    Si piensas en los términos relativos a la diagramación, debes saber en todo momento, que no se escriben de manera diferente al resto del documento. Tienes que usar el mismo margen, idéntico estilo y tamaño de la fuente, por lo que si estás utilizando Times New Roman con 12 puntos, tienes que emplear la misma tipografía en los anexos. Para meterlo en el índice del TFG puedes hacerlo de varias formas: 
     
    1. Como una parte más de la totalidad del documento. 
    2. O una sección particular señalando la página en la que se ubica cada uno de los anexos incluidos. Tendrías que llamarlo: Índice de Anexos.

    ¿Para qué sirven los anexos?

    Después de un largo trabajo de investigación, has conseguido reunir una extensa cantidad de información. Pero, no toda puede ser incluida en el desarrollo de cada capítulo de tu redacción final, porque si lo hicieras, probablemente distraerías la atención del lector. Caerás en un error y no conseguirás captar su interés. Para estos casos, los anexos son una pieza clave en tu documento.
     
    También, puedes incorporar toda esa información adicional significativa y complementaria que no sería conveniente añadir en la redacción general o en cualquier capítulo de tu TFG. Cuando necesitas que el lector corrobore cierta información que le estás suministrando (mediante un gráfico o una tabla por ejemplo), puedes enviarlo a los anexos desde un punto cualquiera de tu trabajo. De esta manera mantendrás el hilo de la información centrado y el lector no se perderá.
     
    Sin embargo, tienes que tener presente que los anexos no tienden a sustituir las explicaciones de tu investigación, sino que la complementan. Entonces, el lector puede comprender la información sin acudir estrictamente a los anexos. Es imprescindible que todos los datos fundamentales y que argumentan los conceptos que estás desarrollando, permanezcan en el cuerpo del TFG. El lector tiene que acudir a los anexos en momentos determinados, sólo cuando sea necesario. 

    ¿Cuáles deben ser los contenidos de los anexos?

    En términos generales, se emplean para adjuntar diversos tipos o clases de información. Como ya sabes, este segmento de tu trabajo está integrado por imágenes, cuadros o tablas estadísticas, gráficos y eventualmente, texto. Están ahí para presentar descripciones generalizadas de casos o detalles propios de tu objeto de estudio. Pueden ser: porcentajes, curvas de crecimiento, distribuciones u oscilaciones en el comportamiento de tu proyecto, etc.
     
    Asimismo, puedes incluir los formularios que hayas utilizado para aplicar tus encuestas, cuestionarios o entrevistas. De esta manera, el lector tendrá una idea más clara acerca del modo en el que has recabado y procesado la información así como podrá contrastar los datos a partir de los cuales has desarrollado tus reflexiones y construido tus resultados.
     
    En ciertos tipos de estudios, los autores se han visto obligados a utilizar un vocabulario técnico que hace que la lectura no se llegue a entender. Con este tipo de lenguaje sólo haremos que el lector se atrase en la visualización del documento, haciendo que sea un trabajo mucho más complejo. En estos momentos es cuando es útil e interesante, (por no decir que casi siempre es necesario) agregar en forma de anexo todos aquellos términos más significativos en los que te has ido apoyando para completar tu trabajo de investigación. 

    Las reglas que debes seguir para incluir anexos en el TFG

    Como pasa con los contenidos que tenemos que ir añadiendo a los trabajos, debemos guiarnos por una serie de pautas y de normas para no equivocarnos. Ten claras las reglas sobre los anexos y así poder integrarlos bien en tu documento. Piensa en lo siguiente:


    1. Añade los datos que sean necesarios, pero sólo los relevantes. No metas información que no es fundamental para rellenar y sumar palabras a tu TFG, porque conseguirás el efecto contrario y no estarás favoreciendo a tu línea argumental.
    2. Puedes añadir el tipo de documento que creas necesario desde fotografías, ilustraciones, gráficos, fotos, etc. Cualquier elemento o figura que sea aclarativo a las ideas expuestas.
    3. Cada anexo que vayas agregando tendrás que ponerlo en páginas independientes para no mezclar los datos. Es decir, uno por hoja y de este modo el lector comprenderá el contenido.


    Conseguirás un trabajo completo en el que no faltará detalle para su entendimiento.

    ¿Qué tipos de anexos son los más utilizados?

    Como te hemos comentado, puedes poner el que prefieras según el dato que vayas a incorporar. De todos modos, vamos a mostrarte los que más se utilizan en estos casos a la hora de realizar el trabajo de fin de grado.


    1. Un listado con las siglas o abreviaturas que hayas mencionado a lo largo de tu TFG. Nosotros te recomendamos que si lo haces, lo hagas por orden alfabético, ya que será mucho más comprensible para el lector.
    2. Puedes citar documentos ajenos a tu TFG para comprender ciertas partes de tu texto. Esto es bastante común encontrarlo en trabajos de derecho, historia o temas similares. Sirve para poner en contexto al lector y así obtener la información completa. 
    3. Las estadísticas son otra de las más utilizadas. Si tu trabajo tiene bastantes gráficos o tablas que son necesarios para poder facilitar la comprensión, añádelos en los anexos. 


    ¿En qué se diferencia un anexo de un apéndice?

    Debes tener claro los dos conceptos antes de empezar a realizar el TFG. Si no los distingues puedes cometer fallos en tu redacción y no conseguirás que sea un trabajo entendible. Vamos a explicarte los dos tipos de elementos para que puedas ponerte a escribir desde este momento. Las diferencias entre un anexo y un apéndice son las siguientes:
     
    1. Mientras que el apéndice es el documento que se emplea como complemento a la idea o argumentos del texto, el anexo es necesario para darle el sentido a la información principal.
    2. El lector puede observar el anexo de forma independiente por lo que entendería los datos sin leer toda la información. El apéndice, en cambio, está relacionado directamente con el contenido del TFG por lo que siempre va a depender del texto en cuestión. 


    ¿Cómo es la estructura de los anexos?

    Los anexos también tienen que tener su pauta para poder ser legibles y entendibles durante todo el transcurso de la investigación. Los pasos que tienes que seguir son los siguientes:

    1. Pon cada información del anexo siguiendo el orden de aparición en el trabajo de fin de grado. Sigue una clasificación lógica y no mezcles los datos.
    2. Puedes poner los anexos por capítulos o apartados de la misma manera que en el trabajo. De esta forma los tendrás agrupados y clasificados.

    No olvides las recomendaciones siguientes

    En resumen, dedícale tiempo también a los anexos, no podemos pensar que es una parte que carece de importancia. Ayudan al lector por lo que es necesario que los coloques de forma adecuada en tu trabajo de fin de grado. Recuerda separarlos por páginas independientes, así como enumerarlos y titularlos para poder identificarlos. Piensa que es información que favorece la comprensión de tu texto y conocer todos los detalles de él. 
    Lunes a Jueves de 09:00 a 20:00. Viernes de 9:00 a 18:00.
    [email protected]+34 910 052 581+34 678 371 052
    × ¿Cómo puedo ayudarte?