Top 10 recomendaciones para escribir las Conclusiones de tu TFG

    Cuando ya tienes la estructura de tu trabajo realizada, has reunido toda la información que necesitas y has llevado a cabo la reflexión y análisis de la investigación, solo queda la parte final: redactar los resultados obtenidos y terminar tu TFG. Es decir, escribir las conclusiones que has podido extraer durante el largo procedimiento. Estas son importantes, pero ¿Por qué?, porque es el conocimiento y la información que has ido adquiriendo en el transcurso de tu estudio. Ten en cuenta que las conclusiones son tu resultado, es lo que vas a contar y demostrar a aquellas personas que van a conocer tu trabajo.

    Como pasa con todos los trabajos que vamos realizando durante nuestra vida, ya sea en el colegio, instituto o universidad, tenemos que pasar el proceso de planteamiento, creación, desarrollo y conclusión. Seguro que ya cuentas con una amplia experiencia y tendrás tu propia forma de realizar los proyectos con los que te aseguras superarlos y exponerlos de la mejor manera posible.

    Desde nuestra experiencia te podemos dar una serie de consejos por si te encuentras en un momento que estás estancado y no sabes por dónde seguir. Es esencial que antes de realizar cualquier trabajo te tomes un tiempo y unas horas para sentarte y analizar cada paso que vas a tener que dar hasta llegar a las conclusiones. Vamos a comentarte los mejores consejos para que puedas ponerlos en práctica en el trabajo que estás realizando o en el que vas a escribir en los siguientes meses.

    Sobre la redacción de los resultados, es posible que solo necesites pensar en el mejor modo de deshacer el camino recorrido. Es esta la clave para la redacción y presentación final de los conocimientos adquiridos. Tienes que tener en cuenta los dos puntos siguientes:

    1. Cuando vas a exponer la conclusión de tu trabajo, debes demostrar no solo los resultados alcanzados sino también, el modo que empleaste para obtenerlos. Además del enfoque que utilizaste en el análisis, los conceptos clave de referencia y las fuentes en las que te has apoyado a lo largo de todo el proceso de la investigación.
    2. Desde fuera, y si cuentas con poca experiencia podrás pensar que esta parte tiene menor importancia, pero no es así. Es el fin de tu trabajo, por lo que es el punto esencial y culminante de tantos meses dedicados a esa investigación.

    Recuerda que tienes que incorporar los dos elementos clave que toda conclusión debe tener:
    - Por un lado, el problema de la investigación, la parte vital de tu desarrollo, así como la incógnita que esperabas resolver. Es decir, lo central de todo tu TFG y en lo que has basado el proyecto.
    - Por otro lado, la hipótesis, tu respuesta alternativa al problema que te has formulado.

    Los trabajos comienzan con una incógnita, es la que nos va a hacer desarrollar el tema y encontrar la solución a esa cuestión. Por lo que, todos los resultados que vayas obteniendo serán los que verifiquen (o no) la hipótesis del trabajo.


    El final de la tesis, lo que más tenemos que cuidar

    Para que no te cueste tanto llegar a esta parte, vamos a recomendarte una serie de métodos efectivos. Con ellos se te hará más llevadera y más entretenida la última fase:

    1. Conforme vayas encontrando datos y atando cabos en tu investigación, ve anotando en un documento aparte todas las ideas que te estén viniendo a la cabeza. Esto es para que después, en tus conclusiones, se te haga más fácil recordar ciertos aspectos que de otra manera podrías olvidar.
    2. Destaca las preguntas importantes y cada elemento clave que seguro has tenido durante la elaboración del trabajo. Después, en tus conclusiones dale respuesta para ir cerrando el círculo de incógnitas.
    3. Todos los datos que saques y vayas a explicar, deben estar argumentados en el desarrollo de tu trabajo o en el momento de la exposición. No puedes sacar nuevos temas de discusión sin antes haber hablado de ellos.

    Cada pequeño detalle cuenta para que tus conclusiones sean la satisfacción final de tantas horas dedicadas a un mismo trabajo. Si algo falla, no terminarás con buen sabor de boca y te quedarás un tanto insatisfecho por no haber sabido darle ese último toque final tan importante.

    Entonces ¿En qué elementos me tengo que centrar para realizar bien mis conclusiones?

    Una vez finalizada la investigación, ya habrás contestado al problema y a todas las preguntas que te han ido surgiendo desde el inicio. Por lo que, en la parte final tendrás que darle respuesta a todas ellas. Esto equivale, en resumidas cuentas, al propósito de tu TFG, a lo que querías llegar cuando comenzaste con este tema. Ten en mente que, desmentir tus hipótesis no quiere decir que la investigación está mal hecha. Al revés: la ciencia es sinónimo de verdad. No busca comprobar que tienes la razón. Por eso mismo, sea cual sea el fin que hayas obtenido, es lo que tendrás que anotar en tus conclusiones y respaldarlo con los datos del trabajo.

    Pero… ¿En qué tienes que centrarte para escribirlas? Esta es la pregunta que más nos solemos realizar cuando llega este trayecto final. Te lo contamos en los puntos siguientes:

    1. Básate en las conjeturas que has ido extrayendo mientras realizabas el TFG. Razona una por una las cuestiones que te han ido surgiendo para poder ir dándole forma.
    2. Expón en frases afirmativas ese conocimiento alcanzado. Te aconsejamos que esto lo hagas en unas líneas e incluso en un párrafo que solo muestre esas oraciones explicativas. No des rodeos, céntrate en lo que de verdad importa y en lo que va a hacer que superes con éxito tu trabajo.
    3. Después del punto anterior, adjunta cada una de las explicaciones que creas oportunas de los enunciados que has detallado. Es vital para describir y demostrar los pros y los contras de todas las partes del proceso.

    Puede ser un estudio pequeño o uno más amplio al que te vas a enfrentar, pero el conocimiento que has ido cogiendo es lo que vamos a llamar dentro del contexto de tu exposición: La idea central. En resumidas cuentas es sobre lo que versa toda la investigación. Tiene que ir bien documentada y explicada para que se pueda entender el trabajo. Por ello, ten en cuenta estos aspectos:

    1. La idea central tiene que ir acompañada del conjunto de los argumentos que te llevaron hasta ella. Estos son los que constituyen la estructura del trabajo y se les conoce como las ideas principales de tu reflexión.
    2. Pero hay más aún: no solo basta con la explicación anterior, sino que además necesitas anexar todos los elementos comprobatorios que muestran el rigor de tu reflexión. Con esto nos referimos a las pruebas.

    ¿Sabes cómo centrar la estructura general de tu redacción?

    Quizás, plantear la estructura de nuestro trabajo es una de las partes más complicadas. Te recomendamos que no te adelantes y la vayas haciendo conforme vas redactando la investigación. Ya verás como irá cogiendo forma según estés escribiendo las fases del proyecto. Para que consigas superar la prueba y tengas bien diseñada la base estructural de tu TFG, te aconsejamos una serie de pautas:

    1. La Idea central es la piedra angular de tus resultados, por lo que el resto de la información son los elementos estructurales que le dan sentido. Lo que tendrás que hacer será ir desplegando, uno tras otro, las conjeturas que vamos extrayendo, en una secuencia lógica con la que se pueda entender a la perfección.
    2. Tienes que incluir las tres referencias que todo trabajo necesita para que sea comprensible que son: el qué, el cómo y el por qué.

    ¿Y qué hay de la redacción?

    La redacción se trata también de un asunto que conlleva cierto carácter literario y técnico. Un trabajo que se presente mal escrito es motivo por el que te dejen atrás y suspenderte sin apenas terminar de leerlo. Para que esto no te pase y tus palabras sean las adecuadas durante todo tu estudio, piensa en:

    1. La escritura de un informe científico son ideas puestas sobre papel, por lo que esto conlleva estar bien redactado, con la sintaxis y la gramática adecuada.
    2. Aparte del punto anterior, los textos tienen que ser atractivos en su lectura, deben ser accesibles, claros, coherentes, fluidos, lógicos y sobre todo, convincentes.

    La presentación de los resultados de tu investigación, es la exposición general del estudio que has realizado. Por esto, sería imperdonable que estuviera mal redactado.

    ¿En qué se va a fijar el tribunal a la hora de leer mis conclusiones?

    Al igual que conocer al pie de la letra todo tu trabajo y lo que has estado investigando este tiempo, el tribunal va a ser conocedor del tema que has tratado, les surgirán preguntas para conocer a fondo tu TFG. Por eso mismo, con las conclusiones tienes que darle el toque definitivo que cierre ese trabajo y concluya dándole las respuestas necesarias a cualquier persona que vaya a leerlo.

    Tienes que saber en lo que se van a fijar y en lo que van a hacer hincapié. Vamos a comentarte los puntos fuertes que tiene que tener tu resultado final, de esta manera el tribunal aprobará tu investigación:

    1. Buscarán tanto la parte positiva como la negativa. Detalla punto por punto lo que has ido concluyendo, ya sea con un sí o un no para que sepan los pros y los contras de tu estudio.
    2. Esperarán a encontrar las respuestas, una vez leída la investigación. Querrán atar las conjeturas que hayas planteado a lo largo de las partes del TFG.
    3. Si no encuentran las conclusiones que buscan, será cuando comiencen a preguntarte sobre lo que tienen en mente. Por eso, trata de cerrar todos los cabos y no dejes escapar ningún punto.
    4. Sé conciso a la hora de explicar tus conclusiones. No des opción a que piensen que has dudado en tus respuestas finales y no has terminado de contestar lo esencial. De esta manera podrán ver que has dejado temas en el aire y no has llegado al fin acordado.
    5. De nada vale que el tribunal tenga que leer muchas conclusiones si con menos hubieses aportado más. Prima la calidad antes que la cantidad.

    Nos lleva mucho tiempo completar nuestro Trabajo de Fin Grado para que en las conclusiones no sepamos darle el broche final. Si no te salen bien, puedes echar a perder el tiempo que has dedicado a ello. Por eso, es primordial que antes de que te pongas a escribir las conclusiones, te informes y obtengas los conocimientos que vas a necesitar y así obtener los resultados que esperas.

    Si sigues esta serie de consejos que te hemos ido dando en el artículo de hoy, seguro que podrás conseguir lo que quieres. Dedica el tiempo que necesites para lograr un trabajo completo con el que te sientas seguro de que vas a superar esa prueba final y así alcanzar tu título. Cuida cada detalle para que no se te escapen los puntos clave ni ninguna respuesta que sea necesaria dar al tema que has escogido. Es el momento de triunfar con tu TFG.


    Lunes a Jueves de 09:00 a 20:00. Viernes de 9:00 a 18:00.
    [email protected]+34 910 052 581+34 678 371 052
    × ¿Cómo puedo ayudarte?